Avisar de contenido inadecuado

Todo en el aire (Superdeporte)

{
}

Todo en el aire (Superdeporte)

Megía Dávila tiró mano del reglamento de la Federación Española de Fútbol para adoptar su decisión. El capítulo V del mismo, en su artículo 38, habla de «incidentes de público» como una de las causas de suspensión de un partido. El trencilla madrileño, eso sí, no tuvo en cuenta muchos otros parámetros. El primero y principal, lo apretado del calendario y la escasez de fechas para la conclusión de la contienda. Quizá, como decía Fran Escribá justo antes de que se hiciera oficial la postura adoptada por el madrileño, «quería irse desde el mismo momento que ha empezado el partido». Pero el encuentro empezó. Y lo hizo cargado de ingredientes. Expulsión por roja directa de Marchena, ocasiones del Deportivo para sentenciar y, sobre todo, el gol de Villa. El Guaje, que volvió a demostrar que convierte en gol todo balón que toca, igualó la eliminatoria justo antes de que un aficionado lanzara la moneda que impactó en el asistente y provocó la tajante e inamovible decisión del árbitro del colegio madrileño de suspender la contienda justo antes del descanso. Megía no atendió a razones en ningún momento. La reunión que mantuvo con los delegados de ambos equipos no cambió para nada el panorama. Valencia y Depor acabarán de dilucidar cuál de los dos se clasifica para semifinales de la Copa cuando decida, en la reunión que hoy mantendrá con carácter de urgencia, el Comité de Competición de la Federación Española. El organismo federativo será el que ponga día y hora —todo apunta al miércoles que viene de ocho a diez de la noche— para los 46 minutos que restan por disputarse. Y, con ellos, a la resolución de una eliminatoria cuyo vencedor, sea cuál sea, entrará mañana en el sorteo del torneo del KO. Otra cosa será lo que ocurra con el calendario de la competición, en el que también tendrán mucho que ver los miembros de Competición. Los responsables del organismo federativo tendrán en sus manos, además, el castigo al que debe hacer frente el Valencia por el lanzamiento de la moneda que impactó en Ejido Rozas. El último precedente en el que se vieron involucrados los blanquinegros acabó con Castalia cerrada cuatro partidos y jugándose los nueve minutos que restaban a puerta cerrada. El motivo: el lanzamiento de un móvil a Téllez Sánchez, colegiado de aquel Castellón-Valencia de treintaidosavos de Copa de 2004. En la entidad de Mestalla se esperan un fuerte varapalo. Nadie duda de que lo que queda del Valencia-Depor se jugará sin público. Ni, tampoco, que los blanquinegros recibirán una fuerte sanción económica. La mayor incógnita es conocer si Competición decidirá cerrar el estadio. Y, si lo hace, por cuántos partidos. El Barça, por el lanzamiento del cochinillo, que no impactó en nadie, fue castigado con dos encuentros.
{
}
{
}

Deja tu comentario Todo en el aire (Superdeporte)

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre