Avisar de contenido inadecuado

Quique lo ganó y Regueiro lo sentenció (Superdeporte)

{
}

Quique lo ganó y Regueiro lo sentenció (Superdeporte)

Cañizares fue el primer jugador del Valencia en tocar el balón y lo hizo para sacarlo de la red. Diez segundos bajo la lluvia y gol de la Real Sociedad. Ese gigantón danés recién llegado a Donosti hizo que el partido fuese otro cuando el anterior ni había comenzado. Tenía por delante el Valencia ochenta y nueve minutos y cuarenta y cuatro segundos para quitarse la cara de tonto que tenían cuando Aimar y Villa sacaron de centro. Ni qué decir tiene que el marcador permitió al limitado conjunto donostiarra atrincherarse atrás y rezar por que el reloj de Fernández Borbalán corriese más rápido que el tiempo. Y casi que así fue, porque en un visto y no visto se llegó al descanso. Eso sí, el Valencia dejó constancia de su superioridad y síntomas de que la cosa podía cambiar con un pelín de acertados que estuviesen Villa, Aimar o Albelda y Baraja en los rechaces. Porque llegar se llegaba, o por acierto en las aperturas a Regueiro, Rufete o Miguel o, simplemente, porque la Real le dio el balón, el campo y hasta un delantero suyo por un defensa más si estuviese permitido ello. Pero ojo, dicho lo anterior, también es cierto que Arconada sabía por dónde hacer daño, balones en largo a la mínima ocasión a la banda de Miguel, quien con el marcador en contra estaba más arriba que abajo. Pero los síntomas, tras el descanso, cambiaron. Los técnicos también juegan y el vasco quiso reivindicar que no es el feo de su familia. Con Xabi Prieto sobre el campo, Aimar tenía un bulldog a su lado y Villa quedó más solo que la una. Arconada, encima, mandó avanzar filas y obligó a los de Quique a hacer lo que menos bien les sale, inquietar tocando. Pudo y no supo matar el partido la Real y fue entonces cuando Quique dijo que de perdidos al río. Sacó a Fabio por Rufete, le dijo a Miguel eso de «la banda es tuya», a Aimar lo de «muévete por donde quieras» y sacó de Regueiro el delantero que pocos sabían que llevaba dentro. Cuatro minutos después del inesperado 4-3-3 con tintes ofensivos de 3-4-3, gol del uruguayo.De los ochenta y nueve minutos y cuarenta y cuatro segundos restaban aún veintiuno, con una Real a la que las piernas le temblaban —y no de frío precisamente— y un envalentonado Valencia con cara ya de pillo. Por si fuera poco, Cañizares se apuntó a consumar la remontada sacando el veneno que Skoubo metió al balón. Después, el tembleque de unos y la pillería de otros se aliaron, como ante el Barcelona de Valdés, a favor del Valencia. Regueiro, que andaba como quien no quiere la cosa por allí, se encontró en sus pies con un balón al borde del área con el que se metió hasta dentro, como los buenos delanteros.
{
}
{
}

Deja tu comentario Quique lo ganó y Regueiro lo sentenció (Superdeporte)

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre