Avisar de contenido inadecuado

Quique: «Mi mensaje a la afición no iba más allá de lo que delimita el reglamento» (Levante-Emv)

{
}

Quique: «Mi mensaje a la afición no iba más allá de lo que delimita el reglamento» (Levante-Emv)

Por enésima vez el técnico valencianista defendió que en su mensaje sólo reclamaba la implicación entusiasta del público para ayudar a levantar una eliminatoria que estaba cuesta arriba. Una reivindicación, la que el público anime, tan vieja como el propio fútbol: «Mi mensaje no iba más allá de lo que delimita el reglamento. Todo lo que está fuera del reglamento es un inconveniente para el Valencia y para cualquier otro club. Las dos únicas acciones que hubo fuera del reglamento -la expulsión de Marchena y la suspensión del partido- se sancionaron en contra del Valencia y son irreprochables, no se pueden discutir. Estamos del lado del reglamento, pero también del lado de la intensidad y del lado de los equipos competitivos».


Quique censuró la escasa memoria de los que han criticado sus declaraciones: «Aquellos que acusan deberían mirarse el ombligo. En España no nos miramos el ombligo, eso nos pasa mucho. Si recapituláramos sobre declaraciones anteriores, habría que distinguir qué cosas alientan a la violencia y cuáles no. Los entrenadores hablamos una vez a la semana y generalmente somos muy moderados. La violencia existe desde que se inventó el fútbol y los entrenadores por lo tanto no tendremos mucha culpa en todo eso». señaló.

A juicio del entrenador, tampoco se deben cargar tintas sobre la afición valencianistas por el mal comportamiento de un aficionado: «La única diferencia con los otros llamamientos que se hacen a lo largo del año es que una moneda cambió todo el desarrollo del juego. A partir de ahí no estamos de acuerdo con los violentos, no estamos de acuerdo con los que lanzan, tampoco la afición del Valencia está de acuerdo con eso. Al campo fueron 40.000 personas, e insisto, un total de 39.999 espectadores jugaron un partido espléndido, estando cerca de su equipo, apoyándolo, arropándolo, sabiendo interpretar el partido, y uno se equivocó. Lamentablemente, ese uno, se equivocó por todos. Lamentamos que el árbitro tuviera que suspender el partido y lamentamos que al asistente le impactara una moneda».
Quique no ha querido entrar al trapo en las maniobras que ha emprendido el Deportivo de la Coruña para intentar que se dé la eliminatoria por perdida al Valencia. Quique elige sus polémicas y sus polemistas: «Estamos muy cerca del partido del Zaragoza y consideramos que es lo suficientemente importante como para que se siga hablando de la Copa del Rey. Caparrós defiende los intereses del Deportivo, muy contrarios a los del Valencia. Él está en su papel. El fútbol es un gran teatro y cada uno desempeña su guión de la mejor forma posible. No va a haber enfrentamiento con Caparrós».
Estando segundo en la clasificación, con opciones intactas por ser semifinalistas de Copa, Quique critica que en Valencia (la ciudad más exigente de España a nivel futbolístico) aún se diga que su proyecto tenga que reivindicar su valía domingo a domingo «Hubo tanto miedo y pánico a que las cosas no salieran bien, que da la sensación a que siempre debe haber una prueba definitiva. Que si el Betis porque veníamos de una racha, que si Riazor porque es Riazor, ... Ya no tenemos nada que comprobar. Estamos en la buena dinámica de la intensidad, del rendimiento, de los buenos entrenamientos, en la dinámica de saber a qué jugamos. Se puede ganar o perder, aquí nadie nos garantiza nada, no nos tiene que obligar a reafirmarnos constantemente, al igual que los periodistas tampoco tienen que sacar todos los días una gran noticia para reivindicarse. Ya hemos demostrado que somos competitivos y que tenemos el respeto de todos los equipos. Tenemos que fijarnos que muchas veces nos admiran más fuera de Valencia que aquí. No seamos tan escépticos y creamos más».

Objetivo: Abrir brecha en la Liga


El preparador blanquinegro volvió la vista a las urgencias del presente y desveló las metas inmediatas del cuerpo técnico: el equipo debe abrir brecha en la clasificación con los equipos que aspiran a plazas de Liga de Campeones para encarar la recta final de Liga sin sobresaltos: «No quiero distracciones respecto a la Liga. Tenemos un objetivo, de aquí a finales de febrero, que es cuando vuelve la competición de la Liga de Campeones, y es abrir distancia con aquellos equipos que pueden resultar incómodos a final de Liga como puedan ser Sevilla o Villarreal. No queremos que nos soprendan para conseguir el objetivo primordial, que es entrar en la Liga de Campeones. Eso va a requerir mucha concentración, lo que no nos puede dejar el Deportivo es ninguna secuela ni distracción que nos saque del partido ante el Zaragoza».

Por último, Quique extrae una «doble conclusión» de la victoria del Zaragoza sobre el Barcelona en la Copa del Rey. La más importante, que el conjunto azulgrana no es invencible, que es posible pelearle la Liga. La segunda lectura implica redoblar la concentración ante el Zaragoza, un conjunto al que no se le debe infravalorar el peligro ofensivo que reúne su plantilla: «No sé si es un síntoma de debilidad, pero cuando la racha del Barcelona es tan grande me gusta saber que no es un equipo invencible, y que para demostrarlo no nos tengamos que esperar a que jueguen contra el Chelsea. En España todos los equipos están muy trabajados, el nivel es muy alto, y ya intuíamos que en nuestra Liga había equipos que le podían plantar cara. La racha del Barcelona tiene un gran mérito y revelaba su gran potencial, pero tiene sus debilidades, que se pudieron ver contra el Zaragoza. Eso nos avisa que el Barça es un equipo abordable pero que el Zaragoza será un rival muy peligroso».

{
}
{
}

Deja tu comentario Quique: «Mi mensaje a la afición no iba más allá de lo que delimita el reglamento» (Levante-Emv)

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre