Avisar de contenido inadecuado

Villa, directo al club de los «supergoleadores» del VCF (Levante-Emv)

{
}
O mucho me equivoco o el asturiano David Villa se va directo y rápido como las balas de cara al ingreso en el «Club de los Supergoleadores del VCF de todos los tiempos». Y eso, a los 23 años. Que «23 años no es nada» como dice el tango y aún tiene la tira de años por delante para llegar incluso a ser considerado como uno de los grandes si las lesiones le respetan y sigue defendiendo el escudo de Lo Rat Penat.
Abundancia de goles nos está ofreciendo el chaval, pero goles-goles, de los de categoría, belleza y gusto, como el primero de los del Villamarín, en el que dejó en el suelo, acostado no sentado, a todo un internacional como Juanito, y que incluso en los penaltis hace gala de una maestría a lo Pasieguito o Pepe Claramunt, que los convertían tan fríamente como Villa en un 95 por 100.
En ese «Club de los Supergoleadores del VCF» que uno acaba de inventar, por lo que pido mil perdones, están esperando a Villa Maravilla una serie de hombres que antaño dieron al equipo mestallero el mismo brillo y esplendor, sálvense las distancias, que ahora le está dando este chaval por lo que los seguidores valencianistas «andan que beben los vientos», como cantaba la genial Celia Gámez.
Le espera el primer Supergoleador de la historia, llamado Arturo Montesinos Montes, un poderoso ariete de Benicalap, de 1,90, cuya estadística goleadora se ha perdido en la noche de los tiempos, pero que nuestros mayores nos contaron que fue realmente impresionante, hasta el punto de convertirse en el primer ídolo valencianista junto con Cubells que era el talento de aquellos años 20. Ídolo por el que en más de una ocasión sus seguidores exigieron al club la devolución del importe de las entradas al conocer que no iba a jugar.
Pero lo que aún perdura en la memoria de algunos fue que en el primer partido internacional amistoso que jugó el VCF - Algirós, 26 de julio de 1922 - nuestro bravo ariete marcó los cinco goles ¡los cinco! que recibió el adversario, que no era otro que Cette francés.
Después de Montes apareció otro gran goleador llamado Pepe Vilanova, que por los años 30 era conocido por El Xiquet por ingresar en el VCF con 18/19 años. 17 goles en las dos temporadas del VCF en segunda división marcó el mozalbete, 36 en las cinco en primera. Y en Copa de España, 22 en 34 partidos. El último de ellos, en la final copera frente al Real Madrid en 1934 al gran Ricardo Zamora, en pugna con Jacinto Quincoces.
Tras la guerra, llegó el vascote Mundo y empezó a marcar goles a diestro y siniestro, a tirios y troyanos, y no se detuvo hasta que, enrabietado con el entrenador porque no le alineaba, se fue al Alcoyano una temporada dejando tras él una cifra aún no igualada por ningún jugador valencianista. Su récord, 188 goles en 208 partidos de liga y 55 en 63 encuentros de Copa. Fue máximo goleador en las temporadas 41-42 y 43-44 con 27 goles en 25 partidos en la primera y otros 27 en 26 encuentros en la segunda. Y un récord más: 28 de febrero 1943, el VCF venció 8-3 al Betis en Mestalla, marcando Mundo ¡seis! de los ocho goles de su equipo. ¿Hay quien dé más en lo que a goles se refiere?
El tercer gran goleador valencianista fue Mario Alberto Kempes que en siete temporadas marcó 116 goles en liga, 17 en Copa y otros 17 ante equipos europeos. Dos veces Pichichi: en la liga 76-77, 24 goles en 34 partidos y en la 77-78, 28 en 34. En la final de Copa 1979 marcó los dos goles que le dieron el triunfo al VCF sobre el Real Madrid. Ha sido el jugador valencianista más famoso de todos los tiempos.
El inolvidable y al parecer olvidado Waldo ha sido otro de los goleadores de clamor por número y espectacularidad. Fantástico de poderío, apabulló con sus obuses a una gran mayoría de los guardametas europeos de la década 1960 a los que marcó 30 goles en 50 partidos de Copa de Ferias. 115 goles en liga - uno menos que Kempes - logró 13 goles en 30 partidos de Copa. Pichichi en la temporada 66-67 con 24 goles en 30 partidos. Un dechado de potencia y habilidad.
Y tras estos monstruosos goleadores, figuran en el Club de los Supergoleadores el castellonense Manolo Badenes, ariete en la década 1950 con 107 goles entre liga y Copa en seis temporadas; Fernando, 127 en un total de 15 temporadas; Vicente Seguí, 98, Igoa, Epi, Amadeo, el viejo Gorostiza, Pepe Claramunt, Penev, Pasieguito, Roberto Fernández, Valdez, Pichichi Ricardo Alós y otros muchos más(perdón por algún olvido involuntario) que por fortuna han engrosado el cuerpo social de la goleadora entidad...
Así que Villa Maravilla ya puede ir rellenando el boletín de inscripción porque el comienzo de su currículo ya no puede ser mejor.
{
}
{
}

Deja tu comentario Villa, directo al club de los «supergoleadores» del VCF (Levante-Emv)

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre